¡Observa este divertido acto de traición! Mientras el príncipe Harry disfrutaba en Toronto, Canadá, de los Invictus Games, la pequeña Emily Henson aprovechó su oportunidad, viendo que estaba distraído conversando con el caballero de al lado. Sin la menor deferencia al título real de Harry, Emily le robó palomitas de maíz sin vergüenza alguna, llegando a comerse bastantes por la cara antes de que Harry se diera cuenta. Su reacción entonces fue conmovedora: puso caras divertidas y jugó con la pequeña, demostrando que sería un gran padre. Esto es algo que llevan mucho tiempo pensando los británicos adoradores de la Familia Real, quienes le ven bastante feliz junto a su actual novia Meghan Markle. Mientras tanto, su hermano sigue siendo el que se ocupa de traer nuevas generaciones al mundo.   No olvides compartir con tus amigos y familiares dando click en el botón de aquí abajo…