Para muchos, uno de los trabajos más desagradables pero digno, es el recoger basura, pasar todo el día arriba de un camión lleno de desperdicios, juntando los desechos que dejan las personas e impregnándose de un olor fétido que tal vez sea difícil de eliminar. Además, es un trabajo muy cansado, sobre todo porque se pasan las horas recorriendo las calles bajo el calor del sol, sin contar que el salario es poco y por si faltara más, el riesgo de contraer alguna enfermedad es alto por la poca protección que ofrecen  los contenedores y las bolsas de basura. basura-916x542 Después de haber pasado por este infortunio decidió alejarse de su esposa por unos días, lo que menos quería era preocuparla con este tipo de problemas. Tantos días de soledad sin acercarse a ella trajo como consecuencia una desconfianza por parte de ella hacia él, misma que generó discusiones por creer que su pareja le era infiel. Los días pasaban y la incertidumbre crecía por los posibles peligros que esto traería, el joven entró en depresión, muy desesperado no aguantó el peso de los problemas así que decidió contarle a su esposa, al contrario de lo que pensaba ella tomó la noticia muy impactada pero le ofreció todo su apoyo junto con el amor que le tenía Eso era un alivio para el joven, tener el apoyo y el cariño de su mujer pero no era el final de sus problemas pues él sabía que tenía que seguir trabajando y soportar todos los riesgos que se pueden dar al recoger basura, no importa que tan cuidadoso seas en este tipo de trabajo, siempre hay posibilidad de sufrir algun accidente. Después de algunos meses el joven recibió la peor de las noticias cuando le otorgaron los resultados de la prueba de VIH por haberse pinchado la mano con una jeringa. La prueba había salido positiva, esto destruyó por completo su mundo, aunque sabía las consecuencias nunca se imaginó estar infectado de este virus. Esto acabó con su vida por completo pero lo más trágico es que acabó con la de su familia también, pues había infectado a su esposa quien estaba embarazada y por  si fuera poco su hijo también tenía una probabilidad del 80% de ser portador del virus. Después de haber pasado por todo esto, el joven quiso compartir su historia con todo el mundo debido a que el no tener cuidado y la falta de cultura de las personas de no separar la basura, hizo que acabara su vida y la de su familia de una manera muy trágica.
Tú puedes hacer que esta historia no se repita, basta desechar correctamente la basura y así podrás ayudar a estas personas convirtiendo su trabajo en algo un poco menos peligroso:
  • Después de desechar jeringas, colócalas en un frasco para que no dañen a nadie. ● Las botellas de vidrio ponlas en una caja y no en una bolsa de plástico. ● Si te deshaces de las ramas de los árboles, trata de colocarlas en un lugar que no obstruya el paso peatonal y dentro de una bolsa con algún letrero de precaución informando lo que hay dentro.
  • En caso de lluvias guarda los recipientes de basura en un lugar donde no se mojen o colocándoles una tapadera para que no les entre agua pues de esta manera no tendrán más peso.
No importa la posición económica de estos hombres, sus familias los esperan como a cualquier otro trabajador después de una larga jornada y lo único que ellos desean es poder disfrutarla. Hagamos conciencia compartiendo la historia de este hombre para crear la cultura de desechar la basura de manera correcta.